Corteza crujiente

En el fondo del pozo del patio
cayó un rayo de sol.
Amarré tu boca al cabo de una cuerda
para rescatarlo.

Tiene crujiente la corteza,
trae la marca de tus dientes blancos.

Tiene la corteza crujiente
como ecos del crepitar de un incendio
al morder
sabe a ceniza cruda y a cobre.

Pero por dentro
es
como un murmullo de miga
una melodía blanca
un momento amarrado en mi memoria:
mi calor
que se deshace
entre tu lengua

mordiendo la corteza,
el pan,

la vida.

El rayo del sol del fondo del pozo
tiene crujiente la corteza
al clavar mis dientes en la marca de tus dientes.

Crujiente su forma
como cuando mis labios tiemblan y te envuelven.

Cálido por dentro
como tus labios cuando me responden.

Parezco un niño torpe
con una moneda de cobre en la boca
para Caronte.

Tengo la piel contagiada de blanco
hambre negra debajo de las uñas
y el rayo de sol en las manos.

Y muerdo la corteza,
el pan,

la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s