Manchado

Tengo el corazón manchado
de resina de los pinos
que flanquean la carretera.

Un ejército de rayos
de sol bombardea mis ojos
posados en la cuneta.

Explosiones de genista,
mil memorias trepando
por los huesos:
no todas son mías.

De la sangre nacieron matorrales
-con su breve sudor de clorofila-
que saben mucho más
de lo que se cuenta.

Hay vidas hechas flor en un instante
y yo tengo el corazón manchado.
Diría que el pecho me crece
para hacerte sitio
aquí dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s